Charlie y la Fábrica de Egolatría




Existe un profesor en ingeniería que actúa como señor feudal de "su laboratorio" (porque no es de él, es de la universidad). Sólo falta que nos cobre el diezmo por usar el grifo para lavar sus matraces. Para que te hagas una idea, si falta o se pierde algo, enseguida se pone a pegar gritos diciendo que alguien se lo ha robado y se atrave a hacer conjeturas acerca de quién puede ser el presunto ladrón. Además de eso, ha forrado las ventanas y puertas de uno de los despachos con papel, porque según él, hay gente interesada en copiarle lo que sea que esté construyendo allí adentro.Sí, el es muy mañoso y muy listo, pero también es GILIPOLLAS.


Sí sólo fuera eso, podríamos decir que es un tio excéntrico y desconfiado con manía persecutoria, un panfóbico, pero va mucho más allá. Lo que le pasa al déspota ilustrado es que no tiene educación social, y si a esto unimos una manada de Umpa Lumpas vasallos que le sonríen incluso cuando les grita, se rie de ellos o los trata como si fueran chachas con liguero, apaga la luz y vámonos. Les falta agacharse y lamerle la zona perianal. Eso sí, siempre sonriendo.


Si ésta bazofia tratara de forma miserable sólo a sus alumnos, podría hasta ser comprensible (en el fondo algunos merecen ser tratados como escoria), porque siempre hay una oveja negra en todas las facultades, pero es que le he visto gritar hasta a señoras de la limpieza, que pidiendo reiteradas disculpas por cualquier falta que hayan cometido (limpiar el teclado del ordenador con el plumero o apoyado un cubo en un aparato delicado), siguen aguantando el rapapolvo del ególatra, que dice: NO,NO, perdón no, pero ¿cómo me vas a dejar eso ahí?........y sigue y sigue....

Nunca sabes si está de buenas o malas y cuando está de malas,( inestable como el 2,4,6-TNT) los gritos se oyen desde los laboratorios contiguos. La gente (los vasallos), para justificar lo que hace y lo que es dice: " Es que hoy está de mal humor", "no, pero es que él es así, que habla gritando". ¿Y a mi qué?. Yo estoy de mal humor cuando veo su cara y lo único que hago es no reirme de sus gracias ni hablarle. A una compañera una vez le dijo que era muy seria, precisamente porque cuando soltó uno de sus golpes, ella no se rió. Lo peor es que el hijo de puta, encima, es gracioso. Algo bueno tenía que tener.



Puedo jactarme de no haber hablado con él jamás, y eso que nos da 4 asignaturas. A mi, personalmente, ese hombre me da terror, pero prefiero pasar desapercibida a intentar caerle simpática. Mejor no arriesgar....

Con suerte ésta será la última asignatura que me de, aunque echaré de menos ver cómo hombres y mujeres hechos y derechos obedecen sus órdenes como si del mismísimo sátrapa de Babiliona se tratara, ver cómo cuando grita
- !!Desornillador¡¡ o ¡¡Papel!! o lo que sea, más de 5 personas se ponen en movimiento buscando por todo el laboratorio su objeto de deseo. Por algo a su ayudante le llaman "la chacha". Si yo fuera él, preferiría irme al paro y que mis hijos se murieran de hambre antes de hipotecar mi libertad de por vida.