Wo ist mein Arsch?


"¿Dónde está mi culo?". Si hubiera sido de día, no se me hubiera ocurrido tirarme por la maldita pista de nieve.Pero claro, era de noche y no se veía un carajo, así que decidí tirarme en trineo junto a un grupo de químicos alemanes locos, todos en fila. Nunca más. Creo que me he roto la cadera. De un momento a otro temo empezar a sangrar por el recto. Joder, no es un puto deporte para niños. He tragado nieve y he tenido que frenar con la cabeza. Aquello iba demasiado rápido. Además, he experimentado síntomas de congelación a mis -9ºC modestos grados. Da igual cuánta ropa me ponga, llega un momento en el que dejas de sentir los dedos de pie. Lo de llegar a la ducha no es un alivio. Pasar de temperaturas negativas a 35ºC hace que la piel arda, es como si te estuvieras quemando, igual. Así que en la ducha hay que meterse despacito. Dejo una foto con mis ñoños. El jueves me toca esquí, espero que para entonces pueda moverme, porque mañana paso de ir a clases. Me duele demasiado el culo.

Protocolos en el cuarto de la colada

En el sótano de mi residencia de 6 pisos hay un cuarto con dos lavadoras y una secadora, por lo que normalmente bajas las escaleras, ves que todos los aparatos están ocupados, y vuelves a subir. Cuando ésta tarde bajé a lavar mis cosas, me encontré una sorpresa: en una de las lavadoras ponía bien grande "ACHTUNG, KAPUTT". Menuda jodienda, y encima la otra lavadora estaba ocupada, pero caí en la cuenta de que ya había terminado de lavar, así que esperé con paciencia al dueño de las prendas. Quince minutos depués, y viendo que no aparecía ni un alma por allí, decidí escribir una nota disculpándome por el atrevimiento de sacar los gayumbos ajenos de la máquina y meter los mios. La operación la hice con rapidez, tanta, que se me olvidó echar jabón, ya que me daba vergüenza que la puerta se abriera de un momento a otro y me cogiera el dueño urgando entre sus calzoncillos.

Cuando bajé de nuevo a recoger mi ropa ya lavada, me causó emoción leer que me habían respondido. Era una nota de disculpa. Sin embargo, el misterioso hombre había vuelto a dejar su ropa en la secadora y tampoco apareció, así que me dispuse, como antes, a sacar sus cosas para secar las mías. ¿Quién sería?. Un alemán no, desde luego.Están programados para no cometer tales actos desidia. Así que supuse que sería algún estudiante de intercambio.

Más tarde, hablando con un amigo por Facebook, surgió la siguiente conversación:

ÉL:oye has levandado tu ropa hoy?.
YO:si.. por qué?
ÉL:has esrcito un papel en inglés
YO:sí.xq?JAJAJAJAJAJlo has visto?xD.
ÉL:sabia que eres tú.
YO:por qué lo sabías?¿ AJAJAJAJAJJAJA.
ÉL:solo un angel como tu puede escribir un papel por perdonarse que has puesto la ropa afuera de la lavadora... jajjajajajajy por cierto era mi ropa...gracias!!:Pjajjajajajjajajjajajajjaja.
YO:en serio?¿JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA.
ÉL:sí.
YO:qué cara tienes....bajé luego a poner mi ropa en la secadoray tampoco apareciste¡¡¡¡tuve que quitarla otra vezXDDD
ÉL:jajjajajajaj ya lo séperdoname.
YO:¬¬
ÉL:pero para mi era divertido que alguien dice perdon para apracer la ropa de otro....yo siempre lo hago así!!.
YO:jaja vale... ya no pongo más papeles
jajjajaja.
YO:no reconocí tu letraxD.
ÉL:pues yo un poco a tuya sí...:P
YO:¬¬bichoxD.
ÉL:jajajjajajasolo tengo un poco vergüenza que ya conoces mi ropa
YO: ...no haber dejado la ropa ahí media hora¡xD.

SÍ, ES ALEMÁN.