Hombre contra hombre

El otro día me fui al bareto del pueblo a leer un pisco. Hacía días que no salía de mi habitáculo por culpa de los exámenes y me apetecía respirar aire. De casualidad me encontré con un chico alemán conocido que estaba acompañado por otro chico marroquí que nunca había visto. El alemán me presentó a su amigo y le dijo que yo era de Platanolandia. Al parecer, el marroquí había estado en una zona turística de allí y lo único que me dijo fue: "Ah, ahí es donde hay montón de maricones". Como lo dijo con una sonrisilla y ambos tenían una actitud sospechosa-amorosa, me tome aquello como una simple anécdota. A continuación, pedí mi habitual zumo de cereza y me puse a leer.

Al día siguiente me volví a encontrar al chico marroquí en el comedor. Lo primero que me dijo fue: "Ah, tú eres la chica que viene de ese sitio donde hay muchos maricones". Ésta vez me quedé más desconcertada. Realmente no sé a qué venía aquello y dado que se pasó el resto de la comida tirándome los trastos y por acontecimientos posteriores me enteré de que el alemán aquel no era gay, intuyo que pretende reírse de mi y de mi tierra.


Estoy buscando su facebook para pegarle el siguiente vídeo en su muro. Seguro que se muere de vergüenza y la familia lo apedrea.... Puto retrasado sin civilizar.


Rammstein - Mann gegen Mann von Pzychofreak

PD: Ya se le podría haber visto al señor Kruspe un poco más de Bratwurst....

Menuda mierda de universidad

Desde hace un tiempito tenía pensado comprarme una camisa con el escudo de mi uni de aquí, pero a medida que va pasando èste mes, voy aborreciendo más la idea de hacer propaganda de algo que no ha hecho más que darme por el culo: La Universidad Técnica de Mordor.

Éste ha sido un mes malo porque no he parado de estudiar. Tenía dos exámenes: uno fácil y otro difícil. El fácil no resultó ser tan fácil como parecía; a mi no se me da ningún tipo de ventaja por ser erasmus y me tratan exactamente como a todos los demás. El difícil no sé si era difícil o no. La verdad es que llegué allí y me preguntaron algo que poco tenía que ver con la asignatura. El profesor se encargó de recordarme que eso era de ingeniería elemental y me preguntó incluso a qué había venido yo allí. Ante tales palabras de amabilidad, me colapsé de tal forma, que las siguientes preguntas que hizo las respondí totalmente mal. Me dijo que buscara la ayuda de alguien y pidiera otra fecha de examen, a lo que respondí que no podría volver, porque ya había comprado mi vuelo. En ese momento, se rió. No esperaba aprobar ese examen porque me habían dicho que era de las peores de la carrera, pero lo que no esperaba era que se me tratara como si fuera escoria.

Para abreviar, la semana pasada me hicieron sentir como si fuera mierda. Sin embargo, tenía pensado repetir el exámen "fácil" antes de regresar a España. Podría repetir también el "difícil", que para eso estudié hasta casi morir de estrés, pero no quiero encontrarme de nuevo al profesor ese. Verle me causa simplemente angustia.


Pero ahí no acaba la cosa. Cuál es mi sorpresa, que voy hoy a la secretaría de la asignatura "fácil" a pedir hora para un nuevo examen y me dicen que ya no tengo oportunidad de hacerlo, porque el profesor está de vacaciones. Como expliqué con cara de desolación que en tres semanas me iba y si no lo aprobaba tendría que volver a pagar la asignatura y esperar un año para acabar la carrera, las secretarias llamaron al ayudante del profesor, a ver qué podía hacer por mi.Ésta vez me topé con otro tío amable. Me dijo que yo ya había tenido una oportunidad y que no había aprobado, a lo que las secretarias respondieron al unísono "¿ah?, ¿pero que ya había tenido una oportunidad y suspendió?". Como si haber suspendido la primera vez justificara que yo no tuviera derecho a repetir un examen.....lo interpreto como: como eres idiota y suspendiste, te jodes.

Los alumnos normales tienen derecho a hacer el examen tres veces. Yo no creo que esté pidiendo un gran favor. He pagado por esa asignatura. Cualquier ayudante puede hacerme el examen en ausencia del profesor. Mañana voy a hablar con mi coordinadora a ver qué puede hacer por mi. Me queda aún otro examen. No tengo ganas ningunas de estudiar porque han logrado desanimarme.