El hijo no deseado

Y heme aquí, solitaria en un desván. Ayer bebí más de la cuenta. Me tragué media botella de vino y me entró un sopor dulce, de esos que te hacen dormir como un bebé. No sirvo ni para beber.....
Podría haber compartido el vino con el compañero de piso, pero creo que me tiene miedo. Le pongo nervioso. Cree que por ser un chico rico, guapo, feliz y con éxito, es objeto de mis más ardientes fantasías.... nada más lejos de la realidad. No tenemos  nada en común. Nada en absoluto. Pero él aún no se ha dado cuenta. Además, a mi siempre me gustaron los problemas....y él es rubio y feliz. Feliz y rubio.... ¡Me niego a tener ningún tipo de contacto sexual con eso!. Me pregunto cómo reaccionaría si me viera paseando en bolas por la casa. Creo que se echaría a llorar. A veces pienso que es más mujer que yo. Y tengo mis razones para pensar así. Pero es buena persona, es simplemente feliz. Y le deseo que siempre siga siéndolo. Envidio sanamente a mis compañeros de piso. Simplemente el oir la música que escuchan te da una idea de cómo son por dentro. Almas ligeras, libres de pesadas cargas.... y no es que yo tenga muchos pesares, pero últimamente me cuestiono todo y el paso del tiempo es algo que me obsesiona.

Total, que ayer acabé borracha y sola. Sola y borracha.

Y no veo ésto como algo triste. La realidad es que uno nace solo y muere solo. Si tienes la suerte de que te toquen padres decentes, serán los únicos que se preocupen por ti. Quizás tengas la suerte también de encontrar buenos amigos por el camino. Pero hay gente que no tiene tanta suerte.....

Últimamente me he dado cuenta de que mis padres son tan protectores por lo mucho que nos quieren. Puedo adivinar que les aterra  que nos pase algo y que se vayan sin habernos visto alcanzar una situación estable; entiéndase ésto como un buen trabajo y una familia. Mi madre padece de insomnio y ansiedad crónica por culpa de nuestra existencia. Son buenos padres y siempre lo fueron. Algo anticuados, eso sí. En fin, saben que se hacen mayores y yo he llegado a la edad de cuestionar sus opiniones. Algo tarde, pero bueno, todo llega.

La cuestión es que insinué el otro día que mi trabajo no me gusta y me respondieron que a nadie le gusta trabajar. Dan por hecho que seré ingeniera, cobraré un pastón y tendré una vida cómoda. Aún no saben la idea que se está formando en mi cerebro desde aquella mañana gris en la que iba en el tren, rumbo al trabajo, triste. No sé si le he cogido manía a mi carrera o qué, pero la verdad es que me da ganas de arrojar.

Cuando me respondieron ésto, me acordé de una frase de Jim Morrison:

"Cuando otras personas esperan de nosotros que seamos como ellos quieren, nos obligan a destruir a la persona que realmente somos. Es una forma muy sutil de matar. La mayoría de los padres comete ese crimen con una sonrisa en los labios".

No lo hacen por maldad. Simplemente, quieren irse sabiendo que han obrado bien y nos han indicado el mejor camino para tener una vida estable. Claro que éstos últimos años me he dado cuenta de que la estabilidad y yo somos amantes platónicos. Nunca llegamos a consumar nuestro amor...La veo de lejos, eso es todo....

Total, que cuando me aburro de algo, mando todo al carajo y empiezo de nuevo. Es algo que me encanta. El poder destruir cosas.. te hace sentir que eres dueño de tu propia vida. A veces pienso que lo hago por cobardía, por escapar.....me da ansiedad, me asusto y ¡hala! a algo nuevo.... Siempre actúo igual. Quizás debería de ir a un loquero. Tengo miedo de que me digan que estoy más cuerda que ellos.... Al fin y al cabo, lo que hago es escapar de situaciones que me apenan....

En fin, tengo mis planes a corto-medio plazo hechos. Si no muero para entonces, el año que viene va a ser excitante.... no sé, me siento mayor, quiero lanzarme al mundo, que me hagan llorar y reir... eso es la vida. En éstos últimos años he cambiado muchísimo. Creo realmente que era más feliz cuando era ignorante....

Mi hijo no deseado es mi carrera y tengo depresión post-parto